Imprima Envíe a un amigo

Pruebas de función pulmonar

(Pruebas de función pulmonar, Estudios de función pulmonar, Pruebas/estudios de función pulmonar, Evaluación de flujo de aire)

Descripción general del procedimiento

¿Qué son las pruebas de función pulmonar?

Las pruebas de función pulmonar son pruebas de diagnóstico no invasivas que brindan retroalimentación medible acerca de la función de los pulmones. Mediante la evaluación de los volúmenes, capacidades, velocidades de flujo e intercambio gaseoso de los pulmones, las pruebas de función pulmonar brindan información que, cuando la evalúa el médico, puede ayudar en el diagnóstico de ciertos trastornos pulmonares.

Un sistema pulmonar que funciona normalmente lo hace a varios niveles diferentes para asegurar un equilibrio adecuado. Una de las funciones principales del sistema pulmonar es la ventilación, la entrada y la salida de aire de los pulmones.

Algunos problemas médicos pueden interferir con la ventilación. Estas condiciones pueden producir una enfermedad pulmonar crónica. Las condiciones que interfieren con la ventilación normal se clasifican como restrictivas u obstructivas. Una condición obstructiva se produce cuando el aire tiene dificultades para entrar a los pulmones debido a una resistencia, lo que disminuye el flujo de aire. Se produce una condición restrictiva cuando los músculos pectorales no pueden expandirse adecuadamente, lo que crea una interrupción en el flujo de aire.

Se pueden indicar pruebas de función pulmonar para determinar la presencia, la ubicación, la causa y las características del problema y para guiar el tratamiento.

“Pruebas de función pulmonar” es un término general que se refiere a varios procedimientos diferentes que miden la función pulmonar de diferentes maneras. Algunos de los valores más comunes que se pueden medir durante pruebas funcionales respiratorias incluyen:

  • volumen tidal (VT): cantidad de aire inhalado o exhalado durante la respiración normal

  • volumen-minuto (MV): cantidad total de aire exhalado por minuto

  • capacidad vital (VC): volumen total de aire que se puede exhalar después de una inspiración máxima

  • capacidad residual funcional (FRC): cantidad de aire restante en los pulmones después de la espiración normal

  • capacidad pulmonar total: volumen total de los pulmones cuando están inflados al máximo

  • capacidad vital forzada (FVC): cantidad de aire exhalado de manera forzada y rápida después de una inspiración máxima

  • volumen espiratorio forzado (FEV): volumen de aire espirado durante el primer, segundo y tercer segundo de la prueba de FVC.

  • flujo espiratorio forzado (FEF): velocidad promedio de flujo durante la mitad de la prueba de FVC

  • velocidad de flujo espiratorio máximo (PEFR): volumen máximo durante la espiración forzada

En algunas pruebas de función pulmonar se utiliza un espirómetro. El espirómetro es un instrumento que mide la cantidad de aire inhalada o exhalada y la rapidez con que el aire es inhalado y exhalado de los pulmones mientras se respira a través de una boquilla. Las mediciones se registran en un dispositivo llamado espirógrafo.

Otros resultados de la prueba se derivan de cálculos basados en los resultados de ciertos procedimientos de espirometría. Además de medir la cantidad y la velocidad del aire inhalado y exhalado, estas pruebas también pueden indicar si el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono es bueno en los alvéolos.

Algunas pruebas de función pulmonar, como el volumen de gas torácico u otras mediciones de volumen pulmonar se pueden determinar mediante una pletismografía. Durante la pletismografía, una persona se sienta o se para dentro de una cabina hermética similar a una cabina telefónica baja y cuadrada para realizar las pruebas.

Los valores normales de las pruebas de función pulmonar varían de una persona a otra. La cantidad de aire inhalado y exhalado de los resultados de la prueba se compara con el promedio previsto en alguien de la misma edad, estatura, sexo y raza. Además, los resultados se comparan con los resultados de pruebas anteriores, si las hubiera. Si tiene mediciones de pruebas de función pulmonar anormales o si los resultados son diferentes de los de pruebas anteriores, se le pueden indicar otras pruebas de diagnóstico para establecer un diagnóstico médico.

Otros procedimientos relacionados que se pueden utilizar para evaluar problemas del tracto respiratorio incluyen: radiografías de tórax, fluoroscopia de tórax, broncoscopia, broncografía, tomografía computarizada (TC) de tórax, ultrasonido de tórax, biopsia pulmonar, gammagrafía pulmonar, mediastinoscopia, oximetría, medición de flujo máximo, tomografía por emisión de positrones (PET por sus siglas en inglés), biopsia pleural, angiograma pulmonar, radiografías de los senos paranasales y toracocentesis. Consulte estos procedimientos para obtener información adicional.

Anatomía del aparato respiratorio:

Ilustración de la anatomía del aparato respiratorio, adulto
Click Image to Enlarge

El aparato respiratorio está formado por los órganos que realizan el intercambio gaseoso, y son los siguientes:

  • nariz

  • faringe

  • laringe

  • tráquea

  • bronquios

  • pulmones

Las vías respiratorias superiores incluyen:

  • nariz

  • cavidad nasal

  • celdillas etmoideas

  • senos frontales

  • seno maxilar

  • laringe

  • tráquea

El tracto respiratorio inferior incluye los pulmones, bronquios y alvéolos.

¿Cuáles son las funciones de los pulmones?

Los pulmones absorben el oxígeno que las células necesitan para vivir y llevar a cabo sus funciones normales. También son los encargados de expulsar el dióxido de carbono, producto de desecho de las células del cuerpo.

Los pulmones son dos órganos en forma de cono, compuestos por tejido esponjoso de color gris rosáceo, que ocupan la mayor parte del espacio del pecho o tórax (la parte del cuerpo que está entre la base del cuello y el diafragma).

Los pulmones están cubiertos por una membrana llamada pleura.

Los pulmones están separados uno del otro por el mediastino, un área que contiene lo siguiente:

  • el corazón y sus grandes vasos

  • la tráquea (conducto de aire)

  • el esófago

  • el timo

  • los ganglios linfáticos

El pulmón derecho tiene tres secciones, llamadas lóbulos. El izquierdo tiene dos lóbulos. Cuando respira, el aire entra al cuerpo por la nariz o la boca. Luego baja por la garganta a través de la laringe y la tráquea, y entra en los pulmones a través de conductos llamados bronquios principales.

Uno de los bronquios principales va hasta el pulmón derecho, y el otro, al izquierdo. Dentro de los pulmones, los bronquios principales se dividen en bronquios más pequeños y luego en conductos aún más pequeños llamados bronquiolos. Los bronquiolos terminan en sacos de aire diminutos llamados alvéolos.

Razones para realizar el procedimiento

Existen muchas razones diferentes por las que se pueden indicar pruebas de función pulmonar. A veces se indican en personas sanas como parte de un examen físico de rutina. En otros casos, se pueden indicar cuando se sospecha una enfermedad específica. Algunos de los trastornos que se pueden detectar con pruebas de función pulmonar incluyen, entre otros, los siguientes:

  • alergias: respuesta inmunológica anormal, adquirida frente a una o más sustancias que pueden provocar una amplia gama de reacciones inflamatorias

  • enfermedades pulmonares crónicas: enfermedades como el asma, la bronquiectasia, el enfisema y la bronquitis crónica que se pueden tratar pero no curar

  • asbestosis: enfermedad pulmonar causada por la inhalación de fibras de asbesto

  • traumatismo de tórax: un traumatismo en el pecho como costillas fracturadas o un procedimiento quirúrgico reciente pueden restringir la capacidad de una persona de respirar adecuadamente.

  • condiciones restrictivas de las vías respiratorias: expansión pulmonar deteriorada debido a condiciones como escoliosis, tumores pulmonares o inflamación o presencia de cicatrices en la pared torácica

  • infecciones respiratorias

  • sarcoidosis: enfermedad que causa pequeñas inflamaciones carnosas en el tejido alrededor de los órganos, generalmente en el hígado, los pulmones y el bazo

  • esclerodermia: enfermedad muy grave del tejido conjuntivo del cuerpo que produce un engrosamiento y endurecimiento de la piel

Las pruebas de función pulmonar pueden utilizarse para evaluar la función pulmonar de los pacientes antes de una cirugía u otros procedimientos invasivos en pacientes con problemas cardíacos y/o pulmonares actuales, que son fumadores o que tienen otros trastornos que podrían verse afectados por la cirugía u otros procedimientos.

Otro uso de las pruebas de función pulmonar es la evaluación del tratamiento para afecciones como el asma, el enfisema y otros problemas pulmonares crónicos.

Su médico puede recomendarle pruebas de función pulmonar por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Dado que las pruebas de función pulmonar son un procedimiento no invasivo, son seguras para la mayoría de las personas. Son rápidas y la persona debe ser capaz de seguir instrucciones claras y sencillas.

Las complicaciones de las pruebas de función pulmonar pueden incluir:

  • desmayo o mareo debido a hiperventilación

  • episodio asmático desencadenado por ejercicios de inhalación profunda

Las situaciones en que las pruebas de función pulmonar pueden estar contraindicadas incluyen, entre otras, las siguientes:

  • cirugía ocular reciente, debido al aumento de la presión dentro de los ojos durante el procedimiento

  • cirugía abdominal o torácica reciente, debido a la posible interferencia con la capacidad de respirar profundamente y la tensión en la zona de la cirugía

  • dolor de pecho, infarto de miocardio reciente o estado cardiovascular inestable

  • aneurisma torácico, abdominal o cerebral

  • tuberculosis activa o infección respiratoria aguda, como resfriado común o gripe

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Algunos factores o estados pueden interferir con la precisión de las pruebas de función pulmonar. Estos factores pueden incluir, entre otros, los siguientes:

  • medicamentos como broncodilatadores (que abren las vías respiratorias) o analgésicos (pueden afectar la capacidad de realizar las pruebas)

  • embarazo o distensión gástrica (pueden afectar la capacidad de respirar profundamente)

  • fatiga u otras condiciones que afecten la capacidad de realizar las pruebas

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • En general, no se requiere preparación previa, como el ayuno, la restricción de líquidos o la sedación. Sin embargo, se le puede pedir que evite comer pesado antes de la prueba.

  • Si está embarazada o sospecha que puede estar embarazada, debe informárselo a su médico.

  • Informe a su médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando.

  • Si usted es fumador, generalmente se le pedirá que se abstenga de fumar durante un tiempo antes de la prueba.

  • Se registrará su peso y estatura para poder calcular sus resultados con precisión.

  • En función de su estado clínico, su médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Las pruebas de función pulmonar pueden realizarse de forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Ilustración de un procedimiento de espirometría
Click Image to Enlarge

Por lo general, las pruebas de función pulmonar siguen este proceso:

  1. Se le pedirá que se afloje las ropa, joyas u otros objetos ajustados que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Si usa dentadura postiza, se le pedirá que la use durante el procedimiento.

  3. Se le pedirá que vacíe la vejiga antes del procedimiento para que se sienta más cómodo.

  4. Se sentará en una silla o estará de pie durante el procedimiento.

  5. Se le dará un broche suave para la nariz que deberá usar durante el procedimiento para que todo el aire pase por la boca y no por la nariz.

  6. Se le dará una boquilla estéril que se conectará al espirómetro.

  7. Con la boca sellando bien la boquilla, se le indicará que realice diversas maniobras respiratorias. Las maniobras se realizarán mediante la inhalación y la exhalación. Según las mediciones que se indiquen, se le puede pedir que repita las maniobras varias veces antes de finalizar la prueba.

  8. Es posible que le administren un broncodilatador después de realizar ciertas pruebas. Se repetirán estas pruebas varios minutos después de que el broncodilatador haya hecho efecto.

  9. Lo vigilarán atentamente durante el procedimiento por si se desmaya, siente mareos, dificultad para respirar o surgen otros problemas.

Después del procedimiento

Por lo general, no se requiere ningún tipo de cuidados especiales después de las pruebas de función pulmonar. Puede reanudar su dieta y actividades normales, a menos que el médico le indique lo contrario.

Si tiene antecedentes de problemas respiratorios, puede estar cansado después del procedimiento. Se le dará la oportunidad de descansar después de las pruebas.

Es posible que el médico le dé instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Lung Association (Asociación Americana del Pulmón)

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) (Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y la Sangre)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 12/31/2009
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.