Imprima Envíe a un amigo
Enfermedades y afecciones

Recién Nacido Normal

Vacunas para el Recién Nacido

Según informan los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), las enfermedades infantiles que pueden prevenirse mediante la aplicación de vacunas en los Estados Unidos están cerca de un mínimo histórico. No obstante, aún existen algunos virus y bacterias que pueden provocar enfermedades graves. Es importante que las vacunas recomendadas se administren puntualmente a todos los niños, especialmente a los bebés y los niños más pequeños. En otros países, muchas de las enfermedades que pueden prevenirse mediante el uso de vacunas son relativamente comunes. Estas enfermedades podrían reaparecer en Estados Unidos debido a los viajes realizados a dichos países, en cuyo caso aumentaría, innecesariamente, la incidencia de diversas enfermedades y discapacidades, e incluso la tasa de mortalidad infantil.

La Academia Estadounidense de Pediatría también recomienda la completa inmunización o vacunación de los bebés porque los estudios recientes han demostrado que los bebés vacunados tienen un menor riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante (su sigla en inglés es SIDS).

¿Qué es la vacuna contra la hepatitis B?

Las vacunas comienzan a aplicarse a partir del nacimiento. La primera vacuna que se administra es la vacuna contra la hepatitis B. A continuación se presentan algunos datos relativos a la hepatitis B:

  • La hepatitis B es una enfermedad del hígado provocada por el virus de la hepatitis B (su sigla en inglés es HBV).

  • Normalmente no se presentan síntomas cuando se produce la infección; las probabilidades de que se manifiesten síntomas precoces se reducen con la edad. Si se presentan, los síntomas son: color amarillento de la piel o los ojos, fatiga, dolor de estómago, pérdida de apetito, náuseas o dolor articular.

  • Cuanto más joven es la persona que resulta infectada con el HBV, mayor es la probabilidad de que la infección se prolongue y provoque problemas hepáticos de por vida (como la cicatrización del hígado y el cáncer hepático).

  • La enfermedad se puede transmitir de una madre embarazada infectada a su bebé, a través del contacto con la sangre de una persona infectada o al tener relaciones sexuales con una persona infectada. También se puede transmitir al compartir objetos, tales como cepillos de dientes o máquinas de afeitar.

La vacuna contra la hepatitis B previene esta enfermedad. Esta vacuna se administra a casi todos los recién nacidos. Antes de los 18 meses se administran dosis adicionales. Si los recién nacidos están expuestos al HBV antes, durante o después del nacimiento, se administran la vacuna y una dosis especial de globulina inmune contra el HBV dentro de las 12 horas posteriores al nacimiento. Los CDC recomiendan que todos los bebés completen la serie de vacunas contra el HBV entre las edades de 6 y 18 meses para estar completamente protegidos contra la infección por el HBV. Esta serie completa ofrece una protección a largo plazo contra el HBV y las personas que tienen un sistema inmunológico saludable normalmente no requieren vacunas de refuerzo.

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 12/31/2009
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.