Imprima Envíe a un amigo
Enfermedades y afecciones

Luxaciones

¿Qué es una luxación?

Una luxación ocurre cuando se fuerza demasiado un ligamento, lo que hace que los extremos de dos huesos conectados se separen. Los ligamentos son bandas flexibles de tejido fibroso que conectan diferentes huesos y cartílagos.

Los ligamentos también unen los huesos en una articulación. La sobrecarga en los ligamentos pueden causar una luxación de la articulación. Las articulaciones de la cadera y del hombro, por ejemplo, se denominan articulaciones de bola y cotilo. Una fuerza extrema sobre los ligamentos de estas articulaciones puede hacer que la cabeza del hueso (bola) se salga parcial o completamente del cotilo.

Ilustración de tipos de articulaciones
Haga clic en la imagen para ampliarla.

La articulación que se luxa con mayor frecuencia es la del hombro.

Las luxaciones no son frecuentes en los niños pequeños debido a que sus cartílagos de crecimiento (zona de crecimiento del hueso ubicada en los extremos de los huesos largos) son más débiles que los músculos o tendones. Por el contrario, los niños son más propensos a sufrir fracturas que luxaciones.

¿Cuáles son los síntomas de una luxación?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de una luxación. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Algunos de los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • dolor en el área lesionada;

  • inflamación en el área lesionada;

  • dificultad para usar o mover el área lesionada de forma normal;

  • malformación del área luxada;

  • moretones o enrojecimiento del área lesionada;

  • entumecimiento o debilidad del área lesionada.

Los síntomas de una luxación pueden parecerse a los de otros problemas médicos. Siempre debe consultar al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica una luxación?

El médico llega al diagnóstico mediante un examen físico. Durante el examen, el médico obtiene la historia clínica completa del niño y realiza preguntas sobre cómo se produjo la lesión.

Los procedimientos de diagnóstico pueden ayudar a evaluar el problema. Los procedimientos de diagnóstico pueden incluir los siguientes:

  • Radiografía.Es una prueba de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisibles para generar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una placa radiográfica.

  • Imagen por resonancia magnética (IRM). Es un procedimiento diagnóstico que utiliza la combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras del interior del cuerpo. Una IRM solo se realiza si el médico considera la posibilidad de una cirugía.

Tratamiento para una luxación

El médico de su hijo determinará el tratamiento específico para una luxación en función de lo siguiente:

  • la edad, el estado general de salud y la historia médica de su hijo;

  • la magnitud de la lesión;

  • el tipo de lesión;

  • la tolerancia que su hijo tenga a determinados medicamentos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas de la evolución de la afección;

  • su opinión o preferencia.

Todas las luxaciones requieren atención médica inmediata, debido a que con las luxaciones también pueden producirse fracturas.

El tratamiento inicial de una luxación incluye reposo, hielo, compresión y elevación ("R.I.C.E.", por sus siglas en inglés). Las luxaciones pueden reducirse de manera espontánea, lo que significa que los extremos del hueso pueden reubicarse por sí solos. Sin embargo, en los casos de luxaciones que no se reubican, el médico de su hijo necesitará volver a colocar la articulación en la posición correcta para que se cure. Su hijo recibirá un sedante para no sentir molestias antes del procedimiento. El sedante también ayudará a que los músculos que rodean la luxación se relajen, para poder colocar la articulación nuevamente en su lugar con mayor facilidad.

El médico de su hijo puede recomendar cualquiera de las siguientes opciones para ayudar a reducir la luxación o facilitar la curación posterior:

  • Férula o yeso, que inmoviliza la zona luxada para facilitar la alineación y curación, y protege la zona lesionada impidiendo el movimiento o uso.

  • Medicamento (para controlar el dolor).

  • Tracción es la aplicación de una fuerza para estirar ciertas partes del cuerpo en una dirección específica. La tracción consiste en colocar poleas, cuerdas, pesas y un marco metálico por encima de la cama o sobre esta. El propósito de la tracción es estirar los músculos y tendones alrededor de los extremos del hueso para ayudar a reducir la luxación.

  • Cirugía (especialmente en el caso de luxaciones recurrentes o si un músculo, tendón o ligamento se desgarra gravemente).

Otras recomendaciones adicionales pueden incluir las siguientes:

  • Limitación de actividades (mientras se consolida la luxación).

  • Muletas o silla de ruedas (para permitir que su hijo se desplace durante el proceso de consolidación).

  • Fisioterapia (para estirar y fortalecer los músculos, ligamentos y tendones lesionados).

Perspectiva a largo plazo después de una luxación

Si bien las luxaciones suelen ser poco comunes en niños, sí se producen con más frecuencia entre adolescentes. Es importante que el niño cumpla con las limitaciones de actividades o programas de rehabilitación de estiramiento y fortalecimiento para prevenir una nueva lesión.

Revisor médico: Daphne Pierce-Smith MSN FNP RN CCRC
Revisor médico: Joy Fincannon RN MN
Revisor médico: Kelley Gaskin RN MN
Revisor médico: Kelley GaskinLee Jenkins
Revisor médico: Louise Akin RN BSN
Revisor médico: Nancy Bowers RN MPH RN MPH
Revisor médico: Sara Foster RN MPH
Revisor médico: Lee Jenkins
Última revisión: 3/31/2009
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.