Imprima Envíe a un amigo

Reparación de los ligamentos de la rodilla

(Reparación del LCA, Reconstrucción del LCA, Reparación del LCP, Reconstrucción del LCP, Reparación del LCM, Reconstrucción del LCM, Reparación del LCL, Reconstrucción del LCL)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es la reparación de los ligamentos de la rodilla?

Los ligamentos son bandas de tejido conectivo elástico resistente que rodea la articulación para brindarle sostén y limitar su movimiento. Cuando se dañan los ligamentos, la articulación de la rodilla se vuelve inestable. Por lo general, el daño en los ligamentos se produce como consecuencia de una lesión deportiva. Los ligamentos desgarrados limitan considerablemente el movimiento de la rodilla e impiden que la persona gire, de vueltas o tuerza las piernas. Aquellas personas que no pueden reanudar sus actividades normales con tratamientos médicos para ligamentos desgarrados pueden someterse a una cirugía de reparación o reconstrucción (reemplazo) de los ligamentos.

Anatomía de la rodilla

Anatomía de la articulación de la rodilla
Haga clic en la imagen para ampliarla

Las articulaciones son las áreas en las que se unen los huesos. La mayoría de las articulaciones son móviles y permiten que los huesos se muevan. Básicamente, la rodilla se compone de dos huesos largos de la pierna unidos por músculos, ligamentos y tendones. Cada extremo del hueso está cubierto por una capa de cartílago que amortigua los golpes y protege la rodilla.

Hay dos grupos de músculos involucrados en la rodilla, incluidos los músculos de los cuádriceps (ubicados en el frente de los muslos), que enderezan las piernas, y los músculos del tendón de la corva (ubicados en la parte posterior de los muslos), que doblan la pierna al nivel de la rodilla.

Los tendones son cordones resistentes de tejido que conectan los músculos con los huesos. Los ligamentos son bandas elásticas de tejido que conectan los huesos entre sí. Algunos ligamentos de la rodilla proporcionan estabilidad y protección de las articulaciones, mientras que otros ligamentos limitan el movimiento hacia atrás y adelante de la tibia (espinilla).

La rodilla está formada por:

  • Tibia. Hueso de la espinilla o hueso más grande de la parte inferior de la pierna.

  • Fémur. Hueso del muslo o hueso de la parte superior de la pierna.

  • Rótula. Hueso de la rodilla.

  • Cartílago. Un tipo de tejido que cubre la superficie de un hueso en la articulación. Los cartílagos ayudan a reducir la fricción del movimiento dentro de una articulación.

  • Membrana sinovial. Tejido que reviste la articulación y la sella en una cápsula articular. La membrana sinovial secreta el líquido sinovial (un fluido transparente y pegajoso) alrededor de la articulación para lubricarla.

  • Ligamento. Un tipo de tejido conectivo elástico resistente que rodea la articulación para brindarle sostén y limitar su movimiento.

  • Tendón. Un tipo de tejido conectivo resistente que conecta los músculos y los huesos, y ayuda a controlar el movimiento de la articulación.

  • Meniscos. Parte curva del cartílago de las rodillas y otras articulaciones que actúa como amortiguador de los golpes.

¿Qué son los ligamentos de la rodilla?

Anatomía de la articulación de la rodilla, en la que se muestran los ligamentos
Haga clic en la imagen para ampliarla

Hay cuatro ligamentos importantes en la rodilla. Los ligamentos principales en la rodilla conectan el fémur (hueso del muslo) con la tibia (espinilla) e incluyen lo siguiente:

  • Ligamento cruzado anterior (LCA). Ligamento ubicado en el centro de la rodilla que controla la rotación y el movimiento hacia adelante de la tibia (espinilla).

  • Ligamento cruzado posterior (LCP). Ligamento ubicado en centro de la rodilla que controla el movimiento hacia atrás de la tibia (espinilla).

  • Ligamento lateral interno (LLI). Ligamento que da estabilidad a la rodilla interna.

  • Ligamento colateral lateral (LCL). Ligamento que da estabilidad a la rodilla externa.

Razones para realizar el procedimiento

El ligamento cruzado anterior (LCA) está ubicado en la parte frontal de la rodilla. Es el que se lesiona con más frecuencia. El LCA se distiende y/o desgarra a menudo durante un movimiento repentino de torsión (cuando los pies quedan plantados en un lugar pero las rodillas giran en sentido contrario). Deportes como el esquí, el baloncesto y el fútbol tienen un riesgo más elevado de lesiones de LCA.

El ligamento cruzado posterior (LCP) está ubicado en la parte posterior de la rodilla. También se lesiona con frecuencia. Sin embargo, la lesión del LCP, generalmente, ocurre con impactos repentinos y directos como en un accidente automovilístico o durante una tacleada de fútbol.

El ligamento lateral interno (LLI) está ubicado en la parte interna de la rodilla. Se lesiona con más frecuencia que el ligamento colateral lateral (LCL), que está ubicado en la parte exterior de la rodilla. Las lesiones de distensión y desgarro de los ligamentos colaterales son causadas, generalmente, por un golpe en el lado externo de la rodilla, como cuando se juega hockey o fútbol.

El tratamiento médico temprano para la lesión de ligamento de rodilla pueden incluir, entre otros, lo siguiente:

  • reposo;

  • aplicación de bolsas de hielo (para disminuir la inflamación que se produce en las horas posteriores a la lesión);

  • compresión (con venda elástica o abrazadera);

  • elevación;

  • y analgésicos.

Los desgarros de ligamentos de la rodilla pueden tratarse con lo siguiente:

  • ejercicios de fortalecimiento muscular;

  • rodillera protectora (para usar durante el ejercicio);

  • y limitaciones de las actividades.

La reparación o reconstrucción del ligamento de la rodilla es un tratamiento indicado para el desgarro total de un ligamento de la rodilla que produce inestabilidad en la rodilla. Es posible que personas con un ligamento de rodilla desgarrado no puedan realizar actividades normales que requieran doblar o girar la rodilla. La rodilla puede salirse del lugar y "colapsar". Si los tratamientos médicos no resultan satisfactorios, la cirugía de reparación o reconstrucción del ligamento puede ser un tratamiento efectivo.

La cirugía para corregir un ligamento de rodilla desgarrado consiste en reemplazar el ligamento con una porción de tendón sano. Puede injertarse un tendón de la rótula o de la corva para sostener la articulación de la rodilla en su lugar. El injerto de tendón puede provenir de la misma persona (autoinjerto) o de un donante de órganos (aloinjerto).

Su médico puede recomendarle una reparación o reconstrucción del ligamento de la rodilla por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, puede haber complicaciones. Algunas de las complicaciones posibles pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • hemorragias;

  • infecciones;

  • coágulos de sangre en las piernas o los pulmones;

  • y laxitud y rigidez continuas de la rodilla.

Algunas personas experimentan dolor, rango de movimiento limitado en la articulación de la rodilla e inflamación ocasional en la rodilla después de la reparación quirúrgica del ligamento. Otras personas adquieren mayor movilidad en la articulación de la rodilla a medida que el injerto se estira con el paso del tiempo.

Según su afección médica específica, pueden existir otros riesgos. Antes de someterse al procedimiento, asegúrese de consultar a su médico por cualquier duda o preocupación.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento en el cual autoriza a que le realicen el procedimiento. Lea atentamente el formulario y pregunte si hay algo que no le queda claro.

  • Además de realizar una historia clínica completa, el médico puede realizar un examen físico para asegurarse de que usted se encuentra en buen estado de salud antes de someterlo al procedimiento. Pueden hacerle análisis de sangre y otras pruebas de diagnóstico.

  • Informe a su médico si tiene sensibilidad o es alérgico a algún medicamento, látex, cinta adhesiva y anestésicos (locales y generales).

  • Notifíquelo también sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos herbarios que esté tomando.

  • Infórmele si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario que deje de tomar estos medicamentos antes del procedimiento.

  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, debe informárselo al médico.

  • Se le pedirá que ayune ocho horas antes del procedimiento, por lo general, después de la medianoche.

  • Tal vez le administren un sedante antes del procedimiento para ayudarlo a relajarse. Debido a que el sedante puede causar sueño, deberá prever que alguien le lleve a su casa.

  • Puede reunirse con un fisioterapeuta antes de la cirugía para hablar sobre la rehabilitación.

  • Prevea que alguien la ayude con la casa durante una o dos semanas después de recibir el alta del hospital.

  • Según su afección, su médico puede solicitarle otra preparación específica.

Durante el procedimiento

La reparación o reconstrucción del ligamento de la rodilla puede realizarse de forma ambulatoria o como parte de su estadía en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su afección y de las prácticas de su médico.

La reparación o reconstrucción del ligamento de la rodilla puede realizarse mientras está dormido bajo anestesia general o consciente bajo anestesia raquídea. Si se emplea anestesia raquídea, no tendrá sensibilidad de la cintura hacia abajo. Su médico le explicará esto con anticipación.

Por lo general, la cirugía de reparación o reconstrucción del ligamento de la rodilla sigue este proceso:

  1. Le pedirán que se quite la ropa y le entregarán una bata para que se ponga.

  2. Es posible que se le coloque una vía intravenosa (IV) en el brazo o la mano.

  3. Se le colocará en la mesa de operaciones.

  4. El anestesista controlará continuamente la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la respiración y el nivel de oxígeno en la sangre durante la cirugía.

  5. La piel del área donde se realizará la cirugía se limpiará con una solución antiséptica.

  6. El médico realizará varias incisiones en el área de la rodilla.

  7. El médico realizará la cirugía mediante un artroscopio (instrumento pequeño con forma de tubo que se inserta en la articulación). El médico puede volver a unir o reconstruir el ligamento desgarrado utilizando una porción (injerto) del tendón rotuliano (que conecta la rótula con la tibia), el tendón de la corva (desde la parte posterior del muslo) u otros autoinjertos. El injerto de tendón puede provenir de la misma persona (autoinjerto) o de un donante de órganos (aloinjerto).

  8. El médico utilizará un taladro para hacer pequeños orificios en la tibia y el fémur donde estaba unido el ligamento desgarrado.

  9. El médico insertará el injerto a través de los orificios y lo unirá con tornillos o grapas quirúrgicas. Con el tiempo, crecerá hueso alrededor del injerto.

  10. La incisión se cerrará con puntos o grapas quirúrgicas.

  11. Se le colocará una venda o un vendaje estéril.

Después del procedimiento

Después de la cirugía, le trasladarán a la sala de recuperación donde permanecerá en observación. El proceso de recuperación variará según el tipo de anestesia que se administre. Una vez que se estabilicen la presión arterial, el pulso y la respiración y usted esté despierto, le llevarán a su habitación en el hospital o le darán el alta. Por lo general, la reparación de los ligamentos de la rodilla se lleva a cabo de forma ambulatoria.

Es posible que le den muletas y un inmovilizador para la rodilla antes de regresar a su hogar.

Una vez que esté en su hogar, es importante que mantenga limpia y seca el área donde se realizó la cirugía. Su médico le dará indicaciones específicas acerca de cómo bañarse. Durante la visita de seguimiento, se le retirarán los puntos o las grapas quirúrgicas.

Tome un analgésico para el dolor, de acuerdo con las recomendaciones de su médico. La aspirina u otros medicamentos contra el dolor pueden aumentar las probabilidades de que se produzca una hemorragia. Asegúrese de tomar solo los medicamentos que le haya recomendado el médico.

Para ayudar a disminuir la inflamación, se le puede indicar que eleve la pierna y aplique una bolsa de hielo en la rodilla varias veces al día durante los primeros días. Su médico planificará un programa de ejercicios para ayudarle a recuperar la fuerza muscular, la estabilidad y la movilidad.

Infórmele a su médico si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • fiebre;

  • enrojecimiento, hinchazón, hemorragia u otra secreción en la zona de la incisión;

  • y aumento del dolor en la zona de la incisión.

Puede seguir con su dieta normal, a menos que su médico le indique lo contrario.

Debido la movilidad limitada, es posible que durante algunas semanas le resulte difícil reanudar las actividades diarias normales. Posiblemente, necesite que alguien le ayude en el hogar. No podrá conducir hasta que su médico se lo permita. Pueden aplicarse otras restricciones de actividades. La recuperación completa de la cirugía y la rehabilitación pueden llevar varios meses.

Es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Recursos en línea

El contenido brindado aquí tiene únicamente un propósito informativo y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo profesional que usted reciba de su médico. Consulte a su médico ante cualquier duda o preocupación que tenga en relación con su afección.

Esta página contiene enlaces a otros sitios web con información sobre este procedimiento y afecciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean de ayuda, pero ecuerde que no controlamos ni avalamos la información que se presenta en esos sitios web, así como esos sitios tampoco avalan la información que se encuentra aquí.

Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos

Colegio Estadounidense de Reumatología

Fundación Contra la Artritis

Instituto Nacional de la Salud Infantil y del Desarrollo Humano

Institutos Nacionales de la Salud ("NIH", por sus siglas en inglés)

Biblioteca Nacional de Medicina

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 2/2/2010
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.