Imprima Envíe a un amigo

Lesiones de la Cabeza

¿Qué es una lesión de la cabeza?

Las lesiones de la cabeza son una de las causas más frecuentes de invalidez y muerte en los adultos. La lesión puede consistir en un simple golpe, una moretón (contusión) o un corte en la cabeza, o puede ser de tipo moderado o grave debido a una concusión, un corte profundo o una herida abierta, una fractura del hueso o huesos del cráneo o una hemorragia interna y daños en el encéfalo.

"Lesión de la cabeza" es un término muy amplio que describe toda una serie de lesiones que se producen en el cuero cabelludo, el cráneo, el encéfalo, los tejidos subyacentes y los vasos sanguíneos de la cabeza. Las lesiones de la cabeza también pueden recibir los nombres de lesión cerebral o de traumatismo craneoencefálico (su sigla en inglés es TBI), en función de la gravedad del daño que se haya producido en la cabeza.

¿Cuáles son los distintos tipos de lesión de la cabeza?

Las lesiones de la cabeza pueden ser:

  • Concusión
    Una concusión es una lesión de la cabeza que puede causar una pérdida del conocimiento instantánea, que puede durar desde unos cuantos minutos hasta varias horas después del traumatismo.

  • Fractura de cráneo
    Una fractura de cráneo es la ruptura del hueso de la cabeza. Existen cuatro tipos principales de fracturas de cráneo, que son los siguientes:

    • Fracturas de cráneo lineales
      Es el tipo de fractura de cráneo más frecuente. En una fractura lineal el hueso está roto, pero no se mueve de su lugar. Estos pacientes deben permanecer en el hospital bajo observación durante un breve período de tiempo y generalmente pueden reanudar sus actividades normales al cabo de unos días. Por lo general no se requiere ningún tratamiento.

    • Fracturas de cráneo con hundimiento
      Este tipo de fractura se puede ver con o sin corte en el cuero cabelludo. En estas fracturas una parte del cráneo está hundida debido al traumatismo. Este tipo de fractura de cráneo puede requerir una intervención quirúrgica, dependiendo de su gravedad, para ayudar a corregir la deformidad.

    • Fracturas de cráneo con diástasis
      Son fracturas que se producen a lo largo de las líneas de sutura del cráneo. Las suturas son las áreas entre los huesos de la cabeza que se unen en la infancia. En este tipo de fractura las líneas de sutura son más anchas de lo normal. Se suelen ver en los recién nacidos y en bebés más grandes.

    • Fracturas basilares del cráneo
      Es la forma más grave de fractura de cráneo, ya que afecta al hueso que forma la base del cráneo. Los pacientes que tienen este tipo de fractura tienen con frecuencia moretones alrededor de los ojos y un moretón detrás de la oreja. También pueden tener un líquido claro que se les sale por la nariz o por las orejas debido a un desgarro en parte de la cubierta del encéfalo. Estos pacientes normalmente necesitan vigilancia estrecha en el hospital.

  • Hematoma intracraneal (su sigla en inglés es ICH)
    Existen varios tipos de ICH, o coágulos de sangre, dentro o alrededor del encéfalo. Se clasifican según su ubicación en el encéfalo. Pueden ser desde lesiones leves de la cabeza hasta lesiones muy graves y potencialmente mortales. Los distintos tipos de ICH incluyen los siguientes:

    • Hematoma epidural
      Los hematomas epidurales se producen cuando se forma un coágulo de sangre bajo el cráneo pero por encima de la duramadre, la membrana resistente que recubre el encéfalo. Generalmente se deben a un desgarro en una arteria que va justo por debajo del cráneo, llamada arteria meníngea media. Los hematomas epidurales generalmente están asociados con una fractura de cráneo.

    • Hematoma subdural
      Los hematomas subdurales se producen cuando se forma un coágulo de sangre debajo del cráneo y por debajo de la duramadre pero fuera del encéfalo. Pueden formarse debido a un desgarro en las venas que van desde el encéfalo a la duramadre, o por un corte en el propio encéfalo. A veces, pero no siempre, están asociados con una fractura de cráneo.

    • Hematoma o contusión intracerebral
      Una contusión es un moretón en el propio encéfalo. Las contusiones causan sangrado e inflamación en el interior del encéfalo en la zona donde se golpeó la cabeza. Las contusiones pueden aparecer con las fracturas de cráneo o con otros coágulos de sangre como los hematomas subdurales o epidurales.

    • Lesión axónica difusa (su sigla en inglés es DAI)
      Estas lesiones son bastante frecuentes y generalmente se deben a una sacudida del encéfalo hacia atrás y hacia delante, que puede suceder en un accidente automovilístico, de caídas, o de síndrome sacudarido del bebé.  Las lesiones difusas pueden ser leves, como en una concusión, o pueden ser muy graves, como en las lesiones axiónicas difusas. En las DAI el paciente suele estar en coma durante mucho tiempo, con lesiones en distintas zonas del encéfalo.

¿Cuál es la causa de una lesión de la cabeza?

Existen muchas causas de lesión de la cabeza, tanto en los niños como en los adultos. Las lesiones más comunes son las que se producen en accidentes de tráfico (cuando la persona va como pasajero en un automóvil o en caso de atropello de un peatón), en agresiones, en caídas o, en los niños, debido a malos tratos.

¿Cuál es la causa de los moretones y del daño interno en el encéfalo?

Cuando se produce un golpe directo en la cabeza, cuando se sacude a un niño (como ocurre en muchos casos de malos tratos) y en las lesiones del tipo del latigazo cervical (como ocurre en los accidentes de tráfico), los moretones del encéfalo y el daño de los tejidos internos y de los vasos sanguíneos se debe a lo que se llama un mecanismo de golpe y contragolpe. Un moretón relacionado de forma directa con el traumatismo, en el lugar del impacto, recibe el nombre de lesión por golpe. Cuando el encéfalo se desplaza hacia atrás puede golpearse contra el cráneo en el lado contrario y causar un moretón llamado lesión de contragolpe. La sacudida del encéfalo contra los lados del cráneo puede causar una ruptura o desgarro del revestimiento interno, los tejidos y los vasos sanguíneos que puede causar una hemorragia interna, moretones o inflamación del encéfalo.

¿Cuáles son los síntomas de una lesión de la cabeza?

El paciente puede presentar distintos grados de síntomas en función de la gravedad de la lesión. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de una lesión de la cabeza. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Lesión leve de la cabeza:

    • Moretón o chichón con hinchazón en la zona.

    • Corte pequeño y superficial (poco profundo) en el cuero cabelludo.

    • Dolor de cabeza.

  • Lesión moderada o grave de la cabeza (requiere atención médica inmediata) - los síntomas pueden incluir lo antedicho más:

    • Pérdida del conocimiento.

    • Fuerte dolor de cabeza que no para.

    • Vómitos y náusea repetida.

    • Pérdida de la memoria a corto plazo, como por ejemplo dificultad para recordar lo que ocurrió justo antes y durante el traumatismo.

    • Arrastrar las palabras.

    • Dificultad caminando.

    • Mareos.

    • Debilidad en un lado o en una zona del cuerpo.

    • Sudores.

    • Palidez.

    • Crisis convulsivas.

    • Cambios en el comportamiento, incluyendo irritabilidad.

    • Sangre o un líquido claro que sale por los oídos o la nariz.

    • Una de las pupilas (la zona negra en el centro del ojo) parece más grande que la otra.

    • Corte o laceración profundos en el cuero cabelludo.

    • Herida abierta en la cabeza.

    • Cuerpo extraño que penetra la cabeza.

Los síntomas de una lesión de la cabeza pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostican las lesiones de la cabeza?

Es posible que no se comprenda el alcance total del problema inmediatamente después de la lesión, pero puede ponerse de manifiesto con una completa evaluación médica y exámenes de diagnóstico. El diagnóstico de las lesiones en la cabeza se realiza con la exploración física y exámenes de diagnóstico. Durante la exploración, el médico obtiene una historia clínica completa del paciente y su familia y hace preguntas sobre cómo ocurrió la lesión. Los traumatismos de la cabeza pueden causar problemas neurológicos y pueden requerir seguimiento médico posterior.

Los exámenes de diagnóstico pueden incluir:

  • Exámenes de sangre.

  • Rayos X  -  examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.

  • Tomografía computarizada (También llamada escáner CT o CAT.)  -  procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de tecnologías de rayos X y computadoras para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X regulares.

  • Electroencefalograma (su sigla en inglés es EEG)  -  procedimiento que registra la actividad eléctrica continua del encéfalo mediante electrodos colocados en el cuero cabelludo.

  • Imágenes por resonancia magnética (su sigla en inglés es MRI)  -  procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo.

Tratamiento de las lesiones de la cabeza

El tratamiento específico de las lesiones de la cabeza será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • La gravedad de la lesión.

  • El tipo de lesión.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para el curso de la lesión.

  • Su opinión o preferencia.

Dependiendo de la gravedad de la lesión, los tratamientos pueden incluir:

  • Hielo.

  • Reposo.

  • Ungüento antibiótico tópico y vendaje adhesivo.

  • Observación.

  • Atención médica inmediata.

  • Puntos de sutura.

  • Hospitalización para observación.

  • Cirugía.

El tratamiento es individualizado y depende de qué tan avanzada esté la condición, así como de la presencia de otras lesiones. Si el paciente tiene una lesión de la cabeza grave puede necesitar monitorización de la presión intracraneal (la presión en el interior del cráneo), que puede estar aumentada. Las lesiones de la cabeza pueden hacer que el encéfalo se hinche. Como el encéfalo está cubierto por el cráneo, tiene un espacio muy pequeño para hincharse. Esto causa un aumento de la presión en el interior del cráneo, que puede producir daño encefálico.

¿Cómo se monitoriza la presión intracraneal (su sigla en inglés es ICP)?

Existen dos métodos para monitorizar la presión intracraneal. Uno de ellos consiste en introducir un pequeño tubo hueco (catéter) en el espacio lleno de líquido que existe en el encéfalo (ventrículo). Otras veces se coloca un pequeño aparato hueco (válvula) a través del cráneo en el espacio que existe entre el cráneo y el encéfalo. En ambos casos el aparato lo inserta un médico, ya sea en la unidad de cuidados intensivos (su sigla en inglés es ICU) o en el quirófano. Después el aparato de ICP se conecta a un monitor que proporciona una lectura constante de la presión en el interior del cráneo. Si la presión aumenta, se puede tratar inmediatamente. Se le pueden administrar medicamentos al paciente mientras tiene puesto el aparato de ICP para evitarle molestias. Una vez que disminuye la inflamación y existen pocas posibilidades de que se vuelva a inflamar, se retira el aparato.

Consideraciones de por vida para una persona que tiene una lesión en la cabeza:

Lo más importante es intentar conseguir un entorno seguro para evitar que se produzcan lesiones en la cabeza tanto en los niños como en los adultos. El uso de los cinturones de seguridad en los automóviles y de los cascos (cuando se llevan correctamente) durante actividades como el ciclismo, el patinaje y el patín pueden proteger la cabeza de lesiones graves.

Las personas que sufren una lesión grave del encéfalo pueden perder parte de la funcionalidad de los músculos, el habla, la visión, el oído o el gusto, dependiendo de la zona del encéfalo dañada. También pueden aparecer cambios de comportamiento o de personalidad que pueden ser temporales o duraderos. Estos pacientes requieren durante mucho tiempo control médico y rehabilitación (fisioterapia, terapia ocupacional o del habla).

El alcance de la recuperación depende del tipo de lesión en el encéfalo y de otros problemas médicos que puedan existir. Es importante enfocarse en utilizar al máximo las capacidades del paciente, tanto en casa como en la comunidad. El refuerzo positivo lo animará a fortalecer su autoestima y fomentará su independencia.

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 12/31/2009
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.